El sindicato denuncia la continua vulneración de derechos del agente expedientado y la comisión de numerosas ilegalidades a lo largo del procedimiento por parte del Jefe de Policía Municipal de Burlada, instructor del expediente y de la División de Régimen de Policía Foral que realizó la práctica de la prueba y anuncia las acciones oportunas para el restablecimiento del honor del policía sancionado.

Por medio del presente comunicado, el Sindicato Independiente de las Policías de Navarra, SIPNAFEPOL, desea hacer pública la continua e inexcusable comisión de ilegalidades durante todo el procedimiento del expediente disciplinario incoado a un agente de Policía Municipal de Burlada por,  supuestamente, realizar actividades que ponían en peligro su recuperación encontrándose en situación de baja laboral.

Este sindicato denuncia las ilegalidades cometidas por el instructor del expediente, Jefe de la Policía Municipal de Burlada, Egoitz Beperet, que han causado una total indefensión del trabajador, así como la ilegalidad durante la práctica de la prueba realizada por parte de un agente de la División de Régimen Interno de Policía Foral durante la cual, no sólo se vulneró el derecho a la intimidad del agente sancionado sino la de numerosas personas que fueron grabadas junto a él en un lugar privado, de forma injustificada, sin su conocimiento y sin las garantías legales exigidas por la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal. Dichas irregularidades ya fueron manifestadas por el agente expedientado en sus respectivos recursos, siendo ignoradas por el instructor del expediente.

Además de esto, condenamos la vergonzosa mediatización, sesgada y torticera, de la información relativa a este expediente que ha dejado al agente en una situación insostenible de vulnerabilidad, quedando su imagen y la del Cuerpo totalmente mancilladas.

Y es que, para SIPNAFEPOL el respeto a la ley es prioridad máxima y, en consecuencia, consideramos totalmente lícita la posibilidad de la apertura de expedientes disciplinarios a los policías, pero siempre dentro del marco legal establecido. Para ello, utilizaremos todos los medios a nuestro alcance tanto para garantizar su cumplimiento como para exigir responsabilidades cuando el proceso esté viciado, como este es el caso.

Es por esto que exigimos al Alcalde de Burlada que abra una investigación para esclarecer todas las ilegalidades cometidas contra este trabajador y proceder en consecuencia, asumiendo los responsables las consecuencias y restableciendo cuanto antes el honor del policía expedientado.

Asimismo, solicitamos a Jefatura de Policía Foral de Navarra que proceda de igual manera con la actuación en la práctica de la prueba por parte de la División de Régimen Interno de Policía Foral y se tomen las medidas oportunas al respecto.

Por parte de este sindicato, anunciamos la interposición de denuncia inmediata ante la Agencia de Protección de Datos de Carácter Personal y nos reservamos posteriores acciones legales que dependerán de la respuesta que Alcaldía de Burlada y Jefatura de Policía Foral den a este comunicado.