EL SINDICATO INDEPENDIENTE DE POLICÍAS DE NAVARRA, SIPNA FEPOL, por medio de este comunicado, desea poner en conocimiento de la opinión pública su adhesión a la Asamblea permanente-encierro en sede de Policía Municipal de Pamplona como medida de presión ante el ataque del Ayuntamiento de Pamplona a sus derechos y a los representantes de los trabajadores.

SIPNA FEPOL se une a esta movilización espontánea surgida en Asamblea de SPPME Navarra, siguiendo el compromiso adquirido en Asamblea de 31 de marzo de 2017 donde la plantilla exigió adoptar medidas urgentes contra el pisoteo de derechos que supone la propuesta de Convenio Colectivo planteada por la Concejalía de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Pamplona.

El desprecio mostrado hacia el colectivo de Policía Municipal de Pamplona por el Gobierno Municipal en general, y en particular por los dirigentes del Área de Seguridad Ciudadana y de Recursos Humanos, Aritz Romeo y Patricia Perales respectivamente, condicionando el mantenimiento de derechos adquiridos en el anterior Convenio a que los policías sean marionetas en sus manos ante cualquier cambio de funciones y de turnos sin las garantías legales establecidas y negando al colectivo cualquier mejora salarial pese a ser una de las Policías Locales peor pagadas de España ha conseguido una unión sin precedentes por parte de la plantilla que, harta de años de maltrato, ha decidido plantarse ante la situación.

Es por esto que de nuevo exigimos al Ayuntamiento de Pamplona que respete LOS DERECHOS INCLUIDOS EN EL ANTERIOR CONVENIO y una mejora salarial que recupere parte del poder adquisitivo perdido en los últimos 10 años, y acorte las enormes diferencias existentes con las otras Policías Locales.

SIPNA FEPOL además anuncia que recurrirá en breve el Reglamento de Organización publicado el pasado 3 de abril de 2017 por contener numerosas ilegalidades y que no parará sus movilizaciones hasta que la Policía Municipal de Pamplona tenga unas condiciones laborales acordes a su profesionalidad y buen hacer diario.